Al salir Lawrence, los organizadores, tal vez preocupados por la mala publicidad, corrieron tras él y le persuadieron de regresar, acordando permitir que los tres jóvenes retornaran a sus asientos en la "sección de mujeres". Desafortunadamente, en mi opinión, Lawrence accedió a regresar. Esto fue un gesto decente de su parte pero no puedo dejar de desear que se hubiese rehusado y generado así la máxima publicidad para este vergonzoso incidente. Sospecho que él también ahora lamenta haber hecho hasta lo imposible por ser cortés, y haber regresado. También lamento que no se hayan cambiado de lugar más personas junto con los tres jóvenes y es una pena que ninguna mujer, emulando a Rosa Parks, se haya pasado a la sección de hombres.

No está claro aún si las autoridades de la UCL estaban al tanto de que se estaba llevando a cabo un apartheid sexual en uno de sus auditorios pero podemos esperar que se inicie una investigación a fondo.

El University College de Londres es celebrado como uno de los primeros refugios del pensamiento libre ilustrado, la primera universidad en Inglaterra en tener una estructura laica y la primera en admitir hombres y mujeres bajo términos de igualdad. Deberían rodar cabezas.

¿No es ya tiempo de que la gente decente, buena y liberal dejemos de estar tan pusilánimemente aterrados de que nos vean como "islamófobos" y defendamos los valores decentes, buenos y liberales?


Traducción: Eduardo Hidalgo