"Cuando doy comida a los pobres me llaman santo, cuando pregunto por qué son pobres, me llaman comunista". Así decía el arzobispo brasileño Dom Hélder Câmara. Su adagio expone una de las grandes grietas en la Iglesia Católica, y la vacuidad de la reivindicación del nuevo Papa de estar del lado de los pobres.