Recordemos la navaja de Hitchens: “Lo que puede ser afirmado sin pruebas, puede ser descartado sin pruebas". Aquí están afirmando sin pruebas, que existe un dios, y qué además se puso a crear el firmamento simplemente con la magia de sus palabras.

 

La navaja de Hitchens se basa en buena parte en el reconocimiento de la falacia ad ignorantiam -o dios de los huecos- que de una u otra forma cae todo creyente. Este reconocimiento a nivel judicial tiene su equivalente llamado “presunción de inocencia”. Antes si oficialmente al sumo sacerdote, al rey o ejercito sospechaban que usted era culpable sin demostrarlo -o sin demostrarlo más allá de toda duda práctica-: ¡Al calabozo hasta la muerte, muchacho!

 

La presunción de inocencia dicta resumidamente lo siguiente: "Mientras no se demuestre que es falsa su no-culpabilidad, lo más sensato es considerarlo como no culpable. Pues es absurdo darlo como culpable, por pruebas que no se han encontrado o no se han dado, o que se esperan darse. Mientras no se den esas pruebas, lo más sensato es considerarlo como no-culpable". Comparen con esto: "Mientras no se demuestre que es falsa su no-existencia, lo más sensato es considerar a dios como no existente. Pues es absurdo darlo como existente, por pruebas que no se han encontrado o no se han dado, o que se esperan darse. Mientras no se den esas pruebas, lo más sensato es considerarlo como no-existente".

 

Bien, aún así, todos sabemos de la tozuda insistencia de las creencias religiosas, al afirmar o dar por hecho sin pruebas, basándose solo en muy dudosas sospechas o, lo mismo, solo fe (y a partir de esta misma fe, condenar a otros al tratar de invadir -con sus leyes discriminatorias religiosas- al Estado laico). ¿Por qué está tozuda insistencia? Al parecer lo llevamos lamentablemente en los genes de manera potencial, y en un artículo de más adelante profundizaremos sobre ello. Mientras, vamos a lidiar con estas insistentes pero absurdas sospechas: Primero con el reductio ab adsurdum, que por razones de espacio, como esta introducción me quedo muy larga, veremos en el próximo artículo.