Según investigaciones recientes de ese organismo, hay una clara asociación entre la violencia infligida por la pareja y el VIH, y las mujeres que experimentan este tipo de violencia tienen un 50 por ciento más de posibilidades de contraer la enfermedad.