Este tipo de experiencia se ha realizado en 19 países africanos.

La escuela consta de ordenadores, impresoras y acceso a internet para todos los estudiantes. Funciona con energía solar y puede acoger hasta 24 alumnos.