El cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, compareció en 2007  durante nueve horas ante representantes de la justicia de los Estados Unidos, quienes lo interrogaron sobre el caso del sacerdote mexicano Nicolás Aguilar-Rivera, acusado por la policía de Los Angeles, California, de haber cometido 26 delitos sexuales.  

Rivera Carrera rindió su testimonio en ese año en la sede de la Arquidiócesis de México, ante representantes de la Justicia estadunidense que viajaron al DF.

Durante el interrogatorio, el cardenal mexicano habló sobre las cartas enviadas al obispo de Los Angeles, California, Roger Mahony, y que probarían acciones para encubrir al sacerdote Aguilar-Rivera, originario de Tehuacán, Puebla, al ser enviado y reubicado en los Estados Unidos.