Las respuestas de los acupuntores iban desde la incredulidad hasta una evidente hostilidad. Acupuntores de todo el mundo parecían concordar en que algo estaba profundamente equivocado conmigo y con mi investigación, todos sabían que la acupuntura era completamente segura y que yo estaba malintencionadamente equivocado y simplemente intentando destruir su medio de subsistencia.

Así que, ¿soy un alarmista o simplemente estoy cumpliendo con mi deber al reportar hechos importantes? Dos nuevos artículos podrían en cierta medida responder a esta intrigante pregunta.

El primero es una reseña hecha por acupuntores chinos que resumieron todos los acontecimientos adversos publicados enla literatura china, una tarea que mi artículo puede haber atendido solo parcialmente. Los autores encontraron 1,038 casos de efectos adversos graves, incluyendo 35 muertes. Los eventos adversos más frecuentes, no mortales, fueron: síncope (468 casos), neumotórax (307 casos), y hemorragia subaracnoidea (64 casos). Para poner esto en contexto, debemos saber que la literatura china está irremediablemente sesgada a favor de la acupuntura. De allí que se pueda asumir que el bajo nivel de publicación sea aún mayor que en los reportes en idioma inglés.

El segundo nuevo artículo es de un cirujano sueco dedicado a revisar sistemáticamente la literatura, específicamente de lesiones vasculares causadas por la acupuntura. Sus búsquedas bibliográficas encontraron 31 de esos casos; la mayoría de estos pacientes desarrollaron síntomas en relación directa con la terapia de acupuntura. Tres pacientes fallecieron, dos por bloqueo pericárdico y uno por una fístula aortoduodenal. Hubo7 bloqueos más, 8 pseudoaneurismas, dos con isquemia, dos con trombosis venosa, uno con síndrome compartimental y 7 con sangrado (5 de estos en el sistema nervioso central). Los dos pacientes con isquemia sufrieron de secuelas prolongadas.

La respuesta a la pregunta anterior parece pues ser muy simple: los autores chinos, el cirujano sueco (a los cuales no conozco personalmente ni he colaborado con ellos) y yo, estamos del todo correctos y simplemente reportamos la verdad. Y la verdad es que la acupuntura puede causar complicaciones graves a través de cualquiera de los siguientes mecanismos:

1) perforar los pulmones resultando en un neumotórax,

2) perforar el corazón causando un bloqueo cardíaco,

3) perforar vasos sanguíneos causando hemorragia,

4) lesionar otras estructuras vitales del cuerpo,

5) introducir bacterias o virus que resultan en infecciones.

Cualquiera de estas complicaciones puede ser grave y, en casos extremos, incluso conducir a la muerte del paciente.

¡Pero debemos tener la perspectiva correcta! ¡Estos son eventos extremadamente aislados! ¡La mayoría de otros tratamientos utilizados en la medicina son mucho más arriesgados! ¡En nada ayuda seguir insistiendo acerca de eventos tan poco comunes! Puedo oír al mundo de la acupuntura gritar al unísono.

Cierto, es casi seguro que estos acontecimientos son aislados - pero no tenemos una buena idea de lo inusuales que sean. No existe un esquema de reporte de eventos adversos en la acupuntura, y los casos publicados son seguramente solo la punta del iceberg. Cierto, ¡la mayoría de los otros tratamientos médicos conlleva riesgos mayores! ¡Y también es cierto que debemos tener la perspectiva correcta en todo esto!

Así que, pongamos esto en una perspectiva razonable: con la mayoría de los otros tratamientos, sabemos cuán efectivos son. De este modo podemos estimar si los riesgos superan a los beneficios y si vemos que así es, debemos (y normalmente lo hacemos) dejar de usarlos. No estoy completamente seguro de que podamos llevar a cabo evaluaciones similares en el caso de la acupuntura.


Traducción: Eduardo Hidalgo