Desde hace varios años, los investigadores en este campo han adoptado un diseño de estudio que casi seguramente no generará nada más que resultados positivos. Está siendo ampliamente usado por entusiastas de las terapias-placebo y no es difícil entender el porqué: les permite conducir ensayos aparentemente rigurosos que pueden impresionar a los encargados de las tomas de decisión e invariablemente sugiere que incluso el más ineficaz de los tratamientos hace maravillas.

Uno de los más recientes ejemplos de este método es un ensayo en el que la acupuntura fue examinada como tratamiento para la fatiga relacionada al cáncer. La mayoría de los pacientes con cáncer sufren de este síntoma que puede reducir seriamente su calidad de vida. Desafortunadamente es poco lo que los oncólogos convencionales pueden hacer al respecto y de ahí que los practicantes alternativos hagan un día de campo alegando que sus intervenciones son efectivas. No hace falta decir que aquellas víctimas de cáncer que están desesperadas caen en sus redes.

En este nuevo estudio, aquellos pacientes de cancer que sufrían de fatiga fueron asignados de manera aleatoria para recibir cuidados comunes o cuidados comunes más acupuntura regular. Los investigadores entonces monitorearon las experiencias de los pacientes y encontraron que el grupo de acupuntura obtuvo mejores resultados que el grupo de control. El efecto era estadísticamente significativo y un editorial de la revista donde esto se publicó llamó a esta evidencia "convincente".

Gracias a un astutamente exagerado comunicado de prensa la noticia viajó con rapidez y el estudio fue celebrado mundialmente como un gran avance en la atención del cáncer. La mayoría de los comentaristas sintió que por fin la investigación había identificado una terapia efectiva para este debilitante síntoma que afecta a tantos de estos desafortunados pacientes. Poca gente parece apreciar que este ensayo nos dice prácticamente nada de los efectos que la acupuntura realmente tiene en la fatiga relacionada con el cáncer.

Para que entienda mi preocupación necesitamos mirar de cerca el diseño de ese ensayo. Imagine que usted tiene una cantidad de dinero "A" y su amigo tiene la misma suma, más una cantidad "B". ¿Quién tiene más dinero? Simple: su amigo, por supuesto. A+B siempre será más que A (a menos que B sea una cifra negativa). Por la misma razón, estos "pragmáticos" ensayos siempre generarán resultados positivos (a menos que el tratamiento en cuestión genere un daño real). El tratamiento regular + la acupuntura ya es MÁS que el mero tratamiento regular y por lo tanto es más probable que tenga mejores resultados. Esto resulta cierto aun si la acupuntura no fuese más que un placebo; después de todo, un placebo es más que cero y el efecto placebo tendrá impacto en el resultado, en particular si estamos hablando de un síntoma altamente subjetivo, como lo es la fatiga.

Puedo tener la confianza de que esto es más que una simple teoría ya que, hace algún tiempo, analizamos todos los estudios de acupuntura con el diseño de "A+B vs B". Nuestra hipótesis sostenía que ninguno de estos ensayos generaría un resultado negativo. Probablemente no necesito decirle que dicha hipótesis fue confirmada por los hallazgos de nuestros análisis. Teorías y hechos en perfecta armonía.

Usted podría decir que el ensayo mencionado arriba provee, de todos modos, información importante. Sus autores así lo piensan y firmemente concluyen que "la acupuntura es una intervención efectiva para el manejo de los síntomas de la fatiga relacionada al cáncer y para mejorar la calidad de vida de los pacientes". Autores de ensayos similarmente diseñados llegarán a conclusiones similares, muy posiblemente. Pero, ¡si están en lo correcto, deben ser importantes!

¿Están en lo correcto? Tales estudios parecen ser rigurosos (esto es, están aleatorizados) y por lo tanto pueden engañar a mucha gente, pero no dan cabida a conclusiones acerca de las causas y los efectos; en otras palabras, fallan al demostrar que la terapia en cuestión es la responsable de los resultados observados.

La acupuntura podría ser totalmente ineficaz como tratamiento de la fatiga relacionada al cáncer y el resultado observado bien podría ser debido a la atención extra, a una respuesta al efecto placebo o a otros efectos no específicos. Y esto es mucho más que una preocupación teórica: lanzar la acupuntura en los centros oncológicos a un alto costo para nosotros puede ser la solución equivocada. Proveer una atención adecuada, empática y cálida puede ser mucho más efectiva y menos costosa. Adoptar a la acupuntura a gran escala también sería un obstáculo en nuestra búsqueda por un tratamientomás efectivo que un placebo y eso no sería en el mejor interés para el paciente.

He visto demasiados de esos estudios fraudulentos y se me acaba la paciencia. Ellos no representan una prueba honesta de NADA, simplemente porque ya sabemos que resultado tendrán antes de empezar con el ensayo. No son CIENCIA, son promoción, veladamente disfrazada. No solo son un desperdicio de dinero, son PELIGROSOS -ya que producen resultados engañosos- y por lo tanto son faltos de ética.

Traducción: Eduardo Hidalgo