Un grupo de ateos y agnósticos protestó esta mañana frente al Centro Judicial de San Juan para exigir que les permita desplegar en esas instalaciones su felicitación secular o, de lo contrario, se remuevan las decoraciones con motivos estrictamente cristianos, como el pesebre.

“O todos o ninguno”, resumió la abogada Mariana Nogales, una de las integrantes de la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) al explicar su reclamo.

“Si el foco central es el árbol de Navidad, que es secular, no hay problema con el asunto. Una vez el foco es el pesebre, eso está violando las disposiciones que se han dirimido jurisprudencialmente”, argumentó.

Para los cerca de 15 manifestantes, las escenas del Niño Jesús y otros símbolos cristianos en instituciones públicas generan un ambiente de desconfianza e incluso resultan ofensivas para las personas que no profesan esa fe religiosa y están obligadas a acudir al juzgado, cuarteles u otras agencias para realizar su trabajo.

“En Puerto Rico existen miles de personas que practican otras religiones, judíos, musulmanes, wicca, paganos, santeros, budistas, hindúes, satanistas, así como miles de personas que no profesan ninguna religión, como los miembros de nuestra organización”, expuso Darío Ortiz, portavoz de la entidad.