Una circular firmada por el alcalde Enrique Vásquez según la cual los funcionarios, contratistas, secretarios de despacho, gerentes y directores de entidades descentralizadas de la Alcaldía, debían asistir oligatoriamente a la procesión del Santo Sepulcro y de esmoquín, provocó la reacción airada de la Asociación de Ateos de Pereira y causó polémica a nivel nacional.

Adicionalmente, según indica Mario Alexánder Ríos, vocero de la Asociación de Ateos de Pereira, todos los citados, además de alquilar esmoquín, debían contribuir con 25 mil pesos para los arreglos florales de la procesión.