En respuesta a los reportes de violación de DDHH, el papa Franciscosalió a defender su mafia y minimizó los abusos sexuales contra niños, comparándolos con una misa negra satánica: