Hace unas semanas, Carlson (ahora Arzobispo) dio una declaración sobre el incidente y es como para no creer (p. 109):