Como al estado le cuesta mucho el servicio de salud a la población del Guaninía, entonces decidieron ofrecerles superstición indígena: