Es decir, que los niños que viven violencia intrafamiliar es más probable que lleven cicatrices hasta en su ADN. Los resultados se publican en línea en el último número de la revista Pediatrics.