Una nueva perspectiva sobre cómo los océanos pueden afectar los niveles de CO2 en la atmósfera muestra que el aumento de las temperaturas puede aumentar indirectamente la cantidad de gas de efecto invernadero emitido por los océanos.