Hace unos días, una amiga socia de Greenpeace decidió escribirles porque está preocupada con el tema del arroz dorado y quería saber por qué Greenpeace se oponía a un alimento que podría ser la solución a la deficiencia de vitamina A en países que basan su dieta en el arroz. Este fue el correo electrónico que les envió: