MERS parece tener una tasa de mortalidad alta (aproximadamente un tercio de las personas mueren después de enfermar), y empieza con fiebre y tos, pudiendo ocasionar falta de aliento y neumonía. Hasta el momento, la mayoría de los casos se han concentrado en la Península Arábiga. En el siguiente mapa, se muestra las personas que están actualmente infectadas con MERS (rojo) y las personas estuvieron infectadas en algún momento en el tiempo (azul-verde).