Una idea fue cruzar los cataños americanos con sus primos chinos (Castanea mollissima), que no son tan susceptibles al hongo. ¿Y por qué no hacerlo con ingeniería genética?