En México la salud mental es un tema del que se habla entre murmullos. Como si nadie quisiera saber cuántos enfermos hay. Por si fuera poco, tampoco hay suficientes especialistas, inversión o infraestructura.

En medio de la inseguridad y las reformas, ese asunto está abandonado. En el olvido.