Esto ocurrió en el Colegio Distrital Gabriel Betancourt Mejía, en Bogotá, Colombia. La historia se remonta a agosto del 2014 cuando el padre de las menores encontró a la docente Luz Helena Muñoz, profesora de Lorena, de grado segundo de primaria-, quien iniciaba las clases, formando a los niños y poniéndolos a rezar. La profesora Muñoz enseñaba la clase de religión orientada al adoctrinamiento católico.

El padre solicitó que no pusieran a la niña de rodillas a la salida de clases, algo habitual por parte de la docente del colegio publico. Pero la respuesta fue el hostigamiento de la maestra hacía la menor. Se le pusieron "caritas tristes" y se le hizo firmar en el observador del alumno que a ella si le gustaba la clase de religión. En otras ocasiones la maestra le recordaba que si no pasaba religión no aprobaría el año escolar. El padre reporta que la niña lloraba y le comentaba que por este motivo la profesora la gritaba y humillaba hasta hacerla llorar frente a sus compañeros de clases.